Cómo calmar una tendinitis con soluciones naturales

Remedios caseros 435 Visitas

Cómo calmar una tendinitis con soluciones naturales
Si en algún momento llegamos a presentar este tipo de afección,
ya sea por nuestra profesión o una mala postura, lo importante
es seguir las recomendaciones para evitar que empeore
Los tendones son aquellas bandas elásticas que unen los músculos y los huesos.
Están ubicados en todo nuestro cuerpo, ya que son los encargados
de dar flexibilidad a las articulaciones.

Lo que conocemos cómo tendinitis o tendinosis es la inflamación
de dichas áreas o bandas.
Esta es frecuente en muchas personas.
En ocasiones, los dolores ocasionados por esta condición son ignorados,
ya que es más recurrente en deportistas, es decir, aquellas personas
que realizan esfuerzos de alto rendimiento y provocan mayor desgaste
en dicha zona.

    Adelgaza naturalmente y sin sacrificios con agua de avena

Recomendaciones
Para favorecer el buen funcionamiento de las articulaciones
se recomienda mantener una rutina diaria saludable como:

Ejercitarse durante al menos media hora.
Realizar estiramientos que fortalezcan los músculos.
Evitar estar en una misma postura durante periodos muy prologados.

Dependiendo del tipo de lesión que se presente, existen tratamientos
para las que son leves, moderadas y graves.
En la primera bastará con descanso y relajación que incluya la disminución
de la actividad física.
En la etapa moderada resulta conveniente, además de las pautas anteriores,
inmovilizar la zona y acudir al especialista.
Este indicará el procedimiento más conveniente según el diagnóstico.
Finalmente, en la etapa grave, y de no responder a las recomendaciones
y fármacos recetados por el médico, es posible que se requiera cirugía.

Soluciones naturales para tratar la tendinitis

Jengibre
La raíz de jengibre es un poderoso antiinflamatorio natural
que puede ayudar a controlar el dolor y la hinchazón que se originan
por esta condición.

Ingredientes
1 cucharadita de jengibre (5 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación
Vierte el agua en un recipiente y lleva a fuego lento.
Cuando esté hirviendo, agrega el jengibre y deja durante dos minutos más.
Deja que repose 10 minutos y cuélala.
Bébela tibia de dos o 3 veces al día.

Cúrcuma
El compuesto activo de la cúrcuma, la curcumina, actúa como un poderoso
analgésico y antiinflamatorio capaz de reducir los síntomas de la tendinitis.

Ingredientes
3 cucharadas de cúrcuma en polvo (45 g)
6 cucharadas de agua (90 ml)

Preparación
Humedece la cúrcuma con el agua, hasta obtener una pasta espesa.
Extiende el remedio sobre la zona afectada y cúbrelo con un vendaje.
Deja que actúe toda la noche y cámbialo a la mañana siguiente.
Repite su uso hasta aliviar el problema.

Aloe vera
Este remedio refrescante y antiinflamatorio favorece el alivio
de la irritación de los tendones.
Su aplicación directa relaja la zona inflamada y mejora la movilidad.

  Antibiotico natural para regularizar presion y colesterol

Ingredientes
5 cucharadas de gel de aloe vera (75 g)
1 cucharadita de aceite de menta (5 ml)

Preparación
Combina el gel de aloe vera con el aceite de menta.
Extiende el remedio sobre la zona afectada y cúbrelo con un vendaje.
Úsalo todos los días hasta aliviar la tendinitis.

Recuerda que el reposo es muy importante en cualquier tipo de lesión.
Debes estar quieto para que los ligamentos puedan recuperarse
y así tener de nuevo la movilidad requerida para cualquier tipo de actividad.

Compartir
loading...

Comentarios