El consumo de té verde y té negro reduce el riesgo de accidente cerebrovascular

Remedios caseros 767 Visitas

El consumo de té verde y té negro reduce el riesgo
de accidente cerebrovascular
El té negro es rico en polifenoles, que protegen las células
contra los radicales libres, mientras que el verde, gracias a sus antioxidantes, nos permite controlar los niveles de colesterol
Beneficios del té verde y té negro
Té negro, intenso y rico en antioxidantes
¿Sabías que el té negro se viene utilizando desde la antigüedad como remedio para aumentar la memoria?
Este dato vendría explicado por su poder estimulante y energético. No obstante, conozcamos más beneficios de esta bebida originada a partir de la Camellia sintensis.
Hay datos científicos que demuestran que el té negro es energético y estimulante.
Es muy rico en cafeína y en un estimulante llamado teofilina.
El té negro es muy rico también en polifenoles, un tipo
de antioxidantes que nos permiten proteger las células contra
el daño de los radicales libres.
Es astringente, de ahí su sabor amargo y su poder para mejorar las digestiones y tratar la gastritis.
Es diurético, ideal para combatir la retención de líquidos
del organismo.
Nos ayuda a perder peso gracias a la sensación de saciedad
que nos aporta y sus escasas calorías.
El té negro es ideal para el desayuno o para después
de las comidas.

El té verde, un regalo de la naturaleza
El té verde es, después del té blanco, la bebida más rica
en antioxidantes.
Es rico en vitamina C, vitamina E, luteína y zeaxantina.
Además, tiene la capacidad de poner en marcha
nuestro metabolismo, lo cual nos viene muy bien
para ir perdiendo peso, siempre y cuando lo acompañemos
de una dieta sana y equilibrada.
Otro dato interesante es que el té verde favorece la salud
de las grandes arterias del organismo.
Evita su endurecimiento y estimula la correcta circulación
de la sangre, controlando el nivel del colesterol.
Es por tanto, una bebida muy adecuada para favorecer
nuestra salud en general.

Así pues, no lo dudes.
Puedes empezar tus mañanas con una taza de café o de té negro. Por las tardes, o después de tus comidas, puedes seguir
con una tacita de té verde. Si, además, mantienes una vida activa, combatirás las enfermedades cerebrovasculares.

 

Compartir
loading...

Comentarios