Jarabe casero para reducir el colesterol, desinflamar las articulaciones

Remedios caseros 19546 Visitas

Jarabe casero para reducir el colesterol, desinflamar las articulaciones y calmar la tos
El ajo es un alimento con grandes propiedades antibióticas, antibacterianas y curativas, por lo que no es raro encontrarlo como ingrediente principal para elaborar un gran número de remedios para combatir todo tipo de enfermedades y problemas de salud.
Las excelentes propiedades que el ajo aporta a nuestra salud las podemos aprovechar untándolo en pan
tomando un jugo curativo de ajo en ayunas
o con un sencillo jarabe cómo el que te enseñaremos a preparar a continuación, no sin antes pararnos a conocer los beneficios y utilidades de este útil jarabe:

Para qué sirve el jarabe casero de ajo
Para combatir la bronquitis y el asma
El ajo posee grandes propiedades vasodilatadoras, por lo cual resulta muy útil para tratar enfermedades respiratorias como el asma y la bronquitis.

 Consigue unas pestañas mas largas en una semana con este truco

Para calmar la tos y dolor de garganta
Las grandes propiedades antibacterianas que posee el ajo
y el limón, unido al poder calmante y desinflamatorio de la miel, convierten a éste en un remedio altamente eficaz para curar las infecciones de garganta, calmar el dolor y combatir la tos.

Para bajar el colesterol
Este remedio, complementado con una dieta sana y baja en grasas, resulta de gran ayuda para reducir los niveles de colesterol en sangre, reforzando con ello nuestra salud cardiovascular y previniendo el desarrollo de enfermedades del corazón.

Para aliviar los dolores articulares
Este jarabe posee grandes propiedades antiinflamatorias y desintoxicantes, por lo que resulta ideal para personas que sufren problemas de articulaciones como la artritis o la artrosis, ya que ayuda a desinflamar la zona y calmar el dolor que éstas enfermedades provocan.

Jarabe casero para reforzar la salud

Qué necesitamos:
10 dientes de ajo grandes pelados
el zumo de un limón exprimido
250 ml de agua
500 ml de leche
y tres cucharadas de miel.

Elaboración
Vierte en un recipiente todos los ingredientes excepto la miel y el zumo de limón.
Llévalo a ebullición y déjalo hervir, removiendo cada cierto tiempo, hasta que reduzca a la mitad.
Una vez haya reducido, añade la miel y el zumo del limón, mezcla bien y guárdalo en un frasco cerrado en la nevera.
Toma una cucharada al día preferiblemente caliente.
Si lo que quieres es calmar la tos, toma de 3 a 4 cucharadas repartidas a lo largo del día.

Un remedio rápido, fácil y altamente saludable.
¡No dejes de probarlo!

Compartir
loading...

Comentarios