¿Sabías que la cáscara del limón es donde se concentran la mayoría de sus nutrientes?

Remedios caseros 5020 Visitas

¿Sabías que la cáscara del limón
es donde se concentran la mayoría de sus nutrientes?
¡Descubre cómo aprovecharlos!
Antiguamente se lo utilizaba para conservar los alimentos,
en particular las carnes de animales, debido a su grado de acidez que hace que los microorganismos que descomponen
los alimentos no puedan reproducirse.
Con el correr del tiempo empezó a formar parte de comidas
y hasta de postres en donde aporta su toque ácido
pero al mismo tiempo con un sabor muy aceptado.

Además de contar con estas propiedades, el limón
es un poderoso astringente y cuenta con nutrientes
y vitaminas E y las del grupo B, pero en particular
y en mayor proporción cuenta con vitaminas C.
Entre los minerales que podemos encontrar presentes en el limón tenemos magnesio, fósforo, hierro, manganeso, potasio y calcio.
Es muy beneficioso para las personas que sufren de problemas reumáticos ya que el jugo de limón disuelve los cristales
y las toxinas que causan la gota, además de que refuerza
el sistema inmunológico y potencia la actividad de los leucocitos.

Pero no todos los beneficios están en la pulpa o en el jugo
del limón, sino que la cáscara, que habitualmente desechamos, también cuenta con importantes beneficios.
Y hoy te vamos a contar como puedes aprovechar esta fruta
por completo y disfrutar de todo lo que puede hacer
por tu organismo.

Entre sus múltiples beneficios tenemos:
Previene el cáncer.
Disminuye los riesgos de accidente cerebrovascular.
Alivia la inflamación.
Incrementa la inmunidad.
Elimina bacterias peligrosas.
Previene el asma.
Alivia la depresión y el estrés.
Depura hígado y riñón.

Las cáscaras de limón en particular tienen un enorme potencial para eliminar desechos del cuerpo que intoxican
nuestro organismo.

Ver tambien :  Dile no a la diabetes un huevo es lo que necesita para controlar la azucar en sangre

Seguramente te estarás preguntando cómo se puede ingerir
en un batido la cáscara de limón cuando ya sabemos
que tiene un sabor extremadamente amargo.
Pero hoy te enseñaremos como aprovechar todos los nutrientes solucionando este problema.

Congele sus limones procediendo de la siguiente manera:
Lave los limones con agua y bicarbonato o con vinagre
y luego déjelos en remojo en este mismo líquido durante
algunos minutos para desinfectarlos por completo.
Enjuáguelos bien con agua limpia.
Coloque los limones en el congelador y déjelos toda la noche.
Una vez que estén congelados, tome los limones y uno a uno rállelos por completo (cáscara, pulpa, semillas)
mezcle bien toda la ralladura obtenida y colóquela en bandejas de cubitos que luego volverá a congelar.
Cada vez que desee dar un toque de sabor especial a sus sopas, ensaladas, pastas, salsas o helados descongele un cubito de limón
y agréguelo a sus preparaciones.
También puede utilizarlos en infusiones o jugos y de esta manera incorporar todos sus nutrientes.

Compartir
loading...

Comentarios